Portal de la Alcaldía del Municipio Paz Castillo

domingo 23 de noviembre de 2014

Inicio - Areas Destacadas - Cultura - Fiesta de San Juan

Fiesta de San Juan

Dentro del conjunto de festividades tradicionales de Venezuela, el 24 de Junio tiene singular significación y fuerza en aquellas poblaciones donde la “africanidad” se arraigó.

Esta antigua tradición religioso - popular implica evolución para la cosecha y el culto a la fecundidad propia de todos los pueblos.

En el Estado Miranda, la fiesta en honor a San Juan tiene gran sentido de pertenencia, y cobra mayor fuerza en aquellos poblados mirandinos marcados por el legado afro ascendiente tales como: Guarenas, Guatire, Curiepe, Cúpira, Panaquire, Aragüita, Tacarigua, Chirimena, Caucagua, San José, Altos Mirandinos, Cúa, Ocumare del Tuy, Yare, Santa Teresa y Santa Lucía, por mencionar algunos pueblos en su máxima expresión.

Dentro de esta diversificación merece reseña especial nuestro pueblo, Santa Lucía, capital del Municipio Paz Castillo, uno de los pueblos mirandinos donde la celebración y veneración a San Juan Bautista conserva sus matices más tradicionales.

Esta tradición tuvo como escenario de origen las diferentes haciendas que rodeaban al pueblo, siendo sus principales protagonistas los negros esclavos traídos del África, que laboraban en dichas haciendas y construían los tambores como habían aprendido en su lejana madre patria.

Cuenta la tradición oral que los negros esclavos barloventeños comercializaban con los esclavos luciteños en el mercado de Pariaguan, donde hablaban acerca del derecho de recibir un día libre, para descansar de las duras y largas faenas.

Fue por sugerencia de un fraile, cuyo nombre no se recuerda, que los amos de las haciendas deciden darle libre el día 24 de junio a los esclavos africanos, no para que celebraran, sino porque los hacendados estarían ese día ocupados en los oficios religiosos dedicados a San Juan Bautista, y no podrían controlar el trabajo que los negros hacían, a los cuales tampoco se les permitía participar en los actos religiosos.

Tal disposición fue tomada por los amos de las haciendas antiguas de esa época. Una de ellas fue la hacienda El Volcán, cuyos dueños gustaban del ritmo, el baile y el canto que ejecutaban sus esclavos, permitiéndoles que bailaran en sus patios de ladrillos donde secaban el café y el cacao. Quizás se lo permitían porque los negros y negras, al oír el tambor de las haciendas vecinas, se jubilaban y a veces iban a parar al pueblo de San Francisco de Yare, centro de reunión de negros en el Tuy.

Es así como se convierte el 24 de Junio en fecha de celebración y descanso para los esclavos, donde bebían aguardiente, bailaban al ritmo del tambor y cantaban improvisadas estrofas con letras de protesta por el maltrato e injusticia a los que eran sometidos por los hacendados españoles.

Al correr el tiempo, los manumisos (esclavos liberados), hijos de esclavos y después los nativos que miraban estas fiestas negroides, fueron participando animadamente, añadiéndole diferentes formas de bailar al ritmo del tambor tuyero.

Es así como se crea una de las manifestaciones más antiguas de los Valles del Tuy, “LA PARRANDA DE SAN JUAN”.

Para el año 1885 ya se habían fusionado la fiesta de los esclavos, conocida también como “rochela de negros”, y las actividades religiosas en honor a San Juan; la tradición incluía el encuentro de los promeseros a las cinco de la mañana para bajar al Río Guaire a bañarse y luego asistir a la misa. En esa época destacaba el Sr. José María Rodríguez, quien fue jefe de parranda, organizador de festivales de tambor tuyero y gran bailador, ejecutándolo con mucho entusiasmo y destreza.

Organizó el primer festival de tambores en el pueblo, a donde asistieron parrandas de Aragüita y Panaquire.

Fue una gran competencia donde no hubo premiación con trofeos. El gran ganador fue el pueblo, quien presenció uno de los festivales más importantes de los Valles del Tuy.

Otro bailador y presidente de las fiestas de San Juan fue el Sr. Abel Franquiz, que en sus manos tuvo el tambor su época de oro.
Colaboró mucho con la primera presentación del tambor tuyero por televisión.

Hubo otros propulsores de la Parranda de San Juan en varios sectores del pueblo que llenaron toda una época, tales como Tun-Tun, La Vega, Pueblo Arriba, Las Adjuntas y Soapire. En la actualidad se une Siquire, Macuto, y El Nogal. Algunos viven; otros ya nos han dejado.

El baile del tambor luciteño es abierto a la participación directa de las personas que lo deseen hacer.

Actualmente en la población luciteña, el 1ero de Junio se entregan los programas de las fiestas sanjuaneras por todas las calles del pueblo. El propio día 24 de Junio se inicia con la Santa Misa a las 10:00 am; al terminar la misa sale en procesión la imagen de San Juan Bautista alrededor de la Plaza Bolívar, siendo acompañada por los devotos. De regreso, en la puerta de la iglesia, lo espera San Juancito Parrandero, quien continúa con el fervor popular al son de los tres tambores tuyeros: la “prima” o tambor de un solo palo, el “segundero” o “cruzao” y el tambor mayor o “adelante”, recorriendo las principales calles de Santa Lucía, viviendas e instituciones del pueblo, acompañado de los parranderos y parranderas vestidos con atuendos de color rojo y verde, los representan la sangre derramada por los negros y el campo donde trabajaban.

Estos colores representan al Santo Parrandero, y la parranda es precedida por una bandera roja con un lazo verde.

Los sones que se interpretan para ejecutar el baile son el “caminero”, el “redondo”, la “yinca” y el “corozo”.

ELIANA CENTENO
Estudiante de Educación Pre-escolar

 

Secciones

El Alcalde
Hacienda Municipal
Areas Destacadas
Noticias Municipales
Obras Municipales
Ordenanzas

Visita Santa Lucia

GALERIA DE FOTOS